No habíamos visto en los trámites legislativos de reformas tributarias de los últimos veinte años discusiones tan complejas y polémicas como el que ahora se está dando en el Congreso para poder sacar adelante la segunda reforma tributaria del actual gobierno nacional. Una reforma tributaria, que de verdad, propone verdaderos cambios sustanciales, y desde esta columna de opinión, la consideramos reforma estructural y no coyuntural como las que se dieron en gobiernos anteriores, las que consistieron en recaudar mayores impuestos para solucionar problemas de déficit fiscal. Ahora venimos -opinan funcionarios del Ministerio de Hacienda-, dándonos la pela para concebir reformas tributarias con orientación profunda a un nuevo ciclo de expansión, que permita por ejemplo, mejora en todos los aspectos de la vida económica y social de los ciudadanos, que permita crecimiento del sector productivo y en mayores puestos de trabajo, es decir, que contribuya a un nuevo funcionamiento estructural de la economía para la búsqueda de una mayor eficiencia de los recursos.

Una reforma tributaria como ésta, tan polémica obviamente y transito legislativo tan complejo, en la que, en opinión de algunos, toca el bolsillo de los ciudadanos y las fibras más sensibles de la economía, pues  todo el mundo quiere meterle la mano y por eso vemos que, una es la reforma que entra al Legislativo y otra es la que sale, y así se ha demostrado con el avance al cierre de la semana anterior, donde existen muchas proposiciones al proyecto,  hasta el punto que, fue necesario citar al Congreso  a sesiones extraordinarias (Decreto 2605 de diciembre 14 de 2012) para culminar el debate, donde inclusive se puede dar el hundimiento del proyecto. Vimos como la semana pasada el presidente Santos por segunda vez, tuvo que salir a defender el proyecto a través de alocución televisada. Muchos percibieron el hecho como una muestra de desespero político del gobierno y temor de no lograr las mayorías para sacar adelante la iniciativa.

La reforma tributaria al cierre de las sesiones ordinarias del congreso el día viernes anterior, no quedó en cuidados intensivos, digamos que en suspenso. Si bien la Plenaria del Senado votó 105 artículos sobre los que hubo acuerdo (un 54%), todavía quedan 87 con temas muy sensibles por discutir y con diversas propuestas por parte de los senadores, pues la ponencia contiene 192 artículos. En cambio, en la Cámara de Representantes se vio un panorama preocupante, donde ni siquiera han comenzado a abordar el informe de ponencia, con el agravante de que allí hay otras 150 nuevas proposiciones. Se cuenta con tan solo tres días para resolver las más de 300 proposiciones que están sobre la mesa. La tarea tanto del legislativo como la del gobierno, no será nada fácil, por contrario tetánica; le corresponderá al gobierno abrir bien los ojos para que no le metan muchos micos al proyecto en esta avalancha de propuestas.

En términos generales, muchos opinan que es una buena reforma tributaria. La Andi, el gremio de industriales y la SAC, han destacado sus bondades y han señalado que la propuesta es buena. Fedesarrollo, Anif y destacados economistas, han considerado que se trata de una de las mejores reformas tributarias que se han presentado en el país. La directora del Fondo Monetario Internacional, la destacó como una propuesta que tendrá una gran trascendencia en materia de empleo.

Las opiniones son responsabilidad de los socios de Araque & Asociados –Consultores Tributarios-. Nos basamos en el entendimiento de las normas vigentes y en el conocimiento del derecho tributario, y puede no ser compartido por las autoridades tributarias. Consulte www.araqueasociados.com Preguntas: preguntas@araqueasociados.com Atención personalizada en la Carrera 7 No. 8-72 oficina 204 Neiva, teléfonos: 872 12 27 y 321 452 3315

Menú