1. Las indemnizaciones contractuales, las que surgen por pactos o convenios entre particulares y que igualmente resarcen un daño o perjuicio por el incumplimiento contractual, estas, si están sometidas a retención en la fuente porque generan un ingreso gravado con el impuesto a la renta. En esta categoría tenemos las indemnizaciones pactadas con cláusulas penales, los pagos de cánones de arrendamiento por terminación anticipada de los respectivos contratos de arrendamiento, etc.

La retención en la fuente aplicable a éste tipo de indemnizaciones, las podemos clasificar así conforme al artículo 401-2 del Estatuto Tributario:

 

  1. Indemnizaciones percibidas por nacionales como resultado de demandas contra el estado: No tienen retención fuente.
  2. Indemnizaciones percibidas por extranjeros no residentes en el país, provenientes de demandas contra el Estado: Sí tienen retención en la fuente a la tarifa máxima del 33% a partir del año gravable 2008.
  3. Indemnizaciones percibidas por nacionales y extranjeros residentes en el país como resultado de demandas o arreglos con empresas privadas: Sí tienen retención en la fuente a la tarifa del 20%.
  4. Indemnizaciones percibidas por extranjeros no residentes, como resultado de demandas o arreglos con empresas privadas: Sí tienen retención en la fuente con tarifa del 33% a partir del año 2008.

 

  1. Las indemnizaciones laborales: La retención en la fuente para este tipo de indemnizaciones está prevista en el artículo 401-3 del ET, cuyo texto señala que las indemnizaciones derivadas de una relación laboral o legal y reglamentaria, estarán sometidas a retención por concepto de impuesto sobre la renta a una tarifa del 20% para trabajadores que devenguen ingresos superiores a 10 salarios mínimos legales mensuales, hoy 204 unidades de valor tributario ($4.499.016 año 2008 y $ 4.847.652 para 2009). Se reitera, que de conformidad con el artículo 27 de la Ley 488 de 1998, las indemnizaciones derivadas de planes de retiro de entidades públicas, siguen siendo exentas y por lo tanto no están sometidas a retención en la fuente.

 

En general sobre éste tema, la Dian ha emitido diferentes conceptos para dar claridad sobre el aspecto que refiere el citado artículo 401-3 cuando dice que hay retención fuente a la tarifa del 20% para trabajadores que devenguen ingresos superiores a 10 salarios. De la lectura de esos conceptos de la Dian –doctrina administrativa-, (Nros. 43115 de 2004; 29109, 37729, 7261 y 76716 de 2005 y  22120 de marzo 21 de 2007) interpretamos, que para saber si la indemnización laboral debe estar sometida a retención en la fuente a título del impuesto a la renta, habrá de tomarse el ingreso laboral devengado en el mes de retiro (ojo y no el valor de la indemnización) y restar del mismo, el valor de los ingresos no constitutivos de renta (aportes a fondos de pensiones) y el monto de la renta exenta (25%). Si dicho monto (resultado o pago gravable) es mayor a  204 Unidades de Valor Tributario, la indemnización tendrá retención del 20%.

Menú