Por: JOSE HILARIO ARAQUE CARDENAS, Coordinador Académico Especialización Gerencia Tributaria Universidad Surcolombiana de Neiva-Huila

El lector consulta si es posible, para efectos de la presentación de la declaración de retención en la fuente, establecer un cierre antes o después del último día del respectivo mes.

Respuesta: Excelente pregunta. Porqué ?. Porque nos permite remitirnos a normas de procedimiento antiquísimas que aún, algunos de sus artículos mantienen su vigencia. Se trata de un “famoso” decreto reglamentario de la Ley 75 de 1986 que se aplica muy a menudo por los conocedores de la minucia del derecho tributario sustancial y procedimental.  Es el Decreto 1189 de junio 17 de 1988, y en su artículo 8 dice lo siguiente:

Artículo 8° Los responsables del impuesto sobre las ventas y los agentes de retención en la fuente, podrán utilizar los calendarios propios de las empresas con el fin de determinar los meses o bimestres objeto de pago, siempre y cuando se cumplan las siguientes condiciones:

 

  1. El primer mes del año debe comenzar el 1° de enero.
  2. Los meses deben cerrar como máximo cinco (5) días calendario antes o después del último día de cada mes.
  3. El último mes del año debe cerrar el 31 de diciembre.

 

Entonces, sí es  posible hacer cierres, tanto para agentes de retención en la fuente como para responsables del impuesto a las ventas, cinco días antes o cinco días después del último día del respectivo periodo gravable, atendiendo eso sí a las condiciones allí establecidas, que el mes de diciembre debe cerrar el 31, y el mes de enero por lo tanto, debe iniciar el 1°. No es necesario hacer solicitud a la Dian, solo basta adoptar administrativamente la política y ponerla en práctica.

Lo anterior, tratando de entender al consultante, es porque, en el desarrollo de las prácticas comerciales, es una necesidad de cortar operaciones anticipadamente (por dar un ejemplo, en octubre 25) para, de una parte, cumplir sin premura la obligación formal de declarar y pagar, y por otra, estar acorde con clientes y proveedores en el cumplimiento de estas mismas obligaciones.

Al adoptar las empresas sus calendarios propios con el fin de determinar los meses o bimestres de declaración y pago, facilita el corte bimestral o mensual, según el caso, de sus operaciones tanto de compras como de ventas, y en ésta forma, las operaciones realizadas durante esos cinco días, se declaran  como  correspondientes al periodo siguiente. Por ejemplo, el IVA pagado por las compras de mercancías gravadas  realizadas entre octubre 26 y el 31, deberá declararse como IVA descontable en el sexto bimestre, y las retenciones en la fuente sobre éstas compras en el mes de noviembre. Ahora, las ventas de esos últimos cinco días y el IVA generado, igualmente, deben declararse en el bimestre sexto.

Con lo anterior, no estamos diciendo que se altere o cambie las fechas de las facturas de compra o de venta, no señor, las operaciones deben ser contabilizadas con su documento y fecha original, solo que, en respuesta a éstos procedimientos prácticos por disposición o autorización de norma legal, el cierre contable y fiscal operará en una fecha anterior o posterior a la del fin  del periodo.

Las preguntas son absueltas por los socios de Araque & Asociados –Consultores Tributarios-. Las respuestas se basan en el entendimiento de las normas vigentes y pueden no ser compartidas por las autoridades tributarias. Consulte www.araqueasociados.com Preguntas: preguntas@araqueasociados.com Atención personalizada en la Carrera 7 No. 8-72 oficina 204, teléfonos: 872 12 27, 321 452 3315.

Menú