COMENTARIOS SOBRE LA REFORMA TRIBUTARIA.

En reuniones y foros de especialistas en asuntos económicos, desde enero de este año 2012 se ha venido hablando y/o especulando con mayor fervor acerca de los puntos y temas que tratará la reforma tributaria que el gobierno nacional anuncia hoy con tanto interés pero que tiene en la mas absoluta reserva su contenido. Los analistas y académicos señalan que una reforma tributaria estructural es lo ideal, porque reformas tributarias de éste corte, no se da en Colombia desde 1986 cuando se expidió la Ley 75 de ese año, la que se consideró como una reforma “de racionalización tributaria”. Hoy, concebir nuevamente una reforma  tributaria estructural, se debe pasar por una ampliación de la base gravable tanto en el impuesto de renta como en IVA y sin presiones de recaudo por sus altos resultados obtenidos año 2011, el que ascendió a 86,6 billones con un crecimiento del 28%, y un PIB del 6%.

En el mes de enero de este año 2012, el ministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry, sorprendió a más de uno al manifestar que su despacho está trabajando en una reforma tributaria tipo estructural, entendiéndose como tal, una reforma que en principio, puede ser de sudor y lagrimas, es decir, todos ponemos, pero después, vienen los gozosos donde se garantiza estabilidad y sostenibilidad de las finanzas del estado.

El director de la Dian Dr. Juan Ricardo Ortega, en entrevista con Yamid Amat en El Tiempo, manifestó que uno de los pilares de la reforma es la reducción del impuesto de ganancia ocasional que oscila entre el 20 y 30 por ciento. Dice el Director en la entrevista: “Algunas personas ricas tienen la plata en Panamá y la invierten desde una sociedad en la cual la Dian no tiene forma de saber cuáles son sus dueños, para no pagar la ganancia ocasional en Colombia cuando la venden”.

Y continuó diciendo en la entrevista: “Ahora, a las compañías que nacen no se les cobraría renta, por ejemplo, cuando una empresa está naciendo, no es sensato que pague renta. Aun cuando eso está plasmado en la ley actual del primer empleo, ese tema se puede ir perfeccionando más, en función de cómo progresa la empresa. Si esta es lenta en crecer y no tiene el músculo para asumir las obligaciones tributarias, hay que disminuir esas obligaciones: que las empresas sólo paguen renta cuando crezcan”.

En cuanto a TARIFAS, todo indica que para el Gobierno las tarifas de los impuestos pasan a un segundo plano ante los temas procedimentales y de “depuración” del Estatuto Tributario. Y si bien los analistas coinciden en que se requiere un sistema tributario más sencillo, equitativo, transparente que impulse el empleo y la inversión, para el gobierno es indiscutible que una reforma estructural debe pasar por una reducción de las tarifas de IVA y una ampliación de la base gravable.

En todo caso, hoy el Ministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry, ha manifestado que promete simplificar el estatuto tributario y ser equitativos.

El ex presidente Álvaro Uribe Vélez dijo que sería es error quitar los estímulos a la inversión, o sea, la eliminación de algunas rentas exentas que se dieron en su gobierno. Igualmente para otros analistas, es de gran preocupación la posibilidad de que se eliminen las rentas exentas y la eliminación de tarifas especiales como la tienen ahora los inversionistas en zonas francas,  porque los proyectos de inversión se hacen a largo plazo y un cambio tendría un impacto grande en los negocios.

Otra opinión tiene el senador Luis Fernando Velasco, quien espera que la reforma tributaria traiga cambios realmente estructurales y acabe con la cantidad de exenciones que tienen los grandes inversionistas, particularmente los del sector financiero. Lo que tiene que generar riqueza en la sociedad es el trabajo y el conocimiento y no la especulación, por eso aspiro a que esa reforma le quite los privilegios y exenciones a los que especulan con la tierra y con el dinero y facilite la creación de riqueza de aquellas personas que invierten su capital de trabajo en industria, turismo y agricultura”.

A pesar de los diferentes puntos de opinión, lo que une a empresarios y analistas es la idea de que el cambio debe darse, por un lado, para simplificar el Estatuto Tributario que hoy cuenta con 1.100 artículos y 2.000 normas complementarias, y por otra parte, para seguir organizando las finanzas del país, pese al buen momento económico que atraviesa Colombia.

Por ahora se conoce que el documento de reforma contempla 960 artículos que buscan hacer más fácil la tarea de pagar impuestos y al mismo tiempo equiparar las cargas. Es decir, que quienes ganan más paguen más tributos.

Las opiniones son responsabilidad de los socios de Araque & Asociados –Consultores Tributarios-. Nos basamos en el entendimiento de las normas vigentes y en el conocimiento del derecho tributario, y puede no ser compartido por las autoridades tributarias. Consulte www.araqueasociados.com Preguntas: preguntas@araqueasociados.com Atención personalizada en la Carrera 7 No. 8-72 oficina 204 Neiva, teléfonos: 872 12 27 y 321 452 3315.

Menú