COMENTARIOS SOBRE LA REFORMA TRIBUTARIA IV.

Sorprendentemente leíamos en una edición de Portafolio  de la semana anterior lo siguiente: “….que por los estudios realizados por la misma DIAN, han llegado a la conclusión de gravar con el impuesto a la renta las sociedades por acciones simplificadas (SAS) en aras de una equidad en la competitividad empresarial”. Y agregaba “La iniciativa quedaría introducida en la reforma tributaria”.

Nos preguntamos: ¿Acaso las SAS tienen actualmente algún beneficio tributario en el impuesto a la renta?

Las SAS desde su creación por la Ley 1258 de 2008, están ubicadas en el régimen ordinario o general de tributación igual que todas las sociedades sin privilegio alguno. Se les aplican las mismas tarifas que las sociedades tradicionales tributan sobre renta, sobre patrimonio, sobre IVA y para la retención en la fuente. En su artículo 3º establece, que para todos los efectos fiscales están asimiladas a las sociedades anónimas. De aquí en adelante, ninguna norma ha creado privilegios o tarifas especiales en favor de la SAS. Han sido siempre y lo son hoy, contribuyentes y declarantes del impuesto a la renta común y corriente.

Otra cosa diferente son los beneficios tributarios en el impuesto a la renta contemplados en la Ley 1429 de diciembre 29 de 2010 “Ley de formalización y generación de empleo”, tema a los cuales nos hemos referido ampliamente en ediciones de éste año de nuestra columna CONSULTORIO TRIBUTARIO. Estos beneficios, en la práctica, los están recibiendo o utilizando las nuevas empresas creadas a partir de ésta ley, y nadie tiene la culpa, que estas nuevas sociedades se hayan constituido como SAS por sus procedimientos de constitución agiles y económicos; de hecho, los beneficios de esta ley de formalización y generación de empleo están dirigidos a cualquier tipo de sociedad, independientemente de que sea SAS, S.A., LTDA o encomandita.  (Ver consultorios tributarios sobre los incentivos tributarios de la ley de formalización y generación de empleo en www.araqueasociados.com.

Entonces, es muy probable que haya confusión en la opinión pública a raíz del auge que hoy tienen las sociedades SAS, que a  propósito, se escucha y se especula también acerca de la nefasta participación de la SAS en materia societaria, tributaria y de seguridad social. Por ejemplo, que las SAS son cobertura o plataforma para el lavado de activos, de evadir las obligaciones con la seguridad social, de incumplir con las aportaciones parafiscales, de beneficiarse indebidamente de estas prerrogativas y beneficios de la ley de generación de empleo, es decir, como lo afirma el Dr. Ignacio Sanín Bernal, se está satanizando a la SAS, y ésta mala fama viene también de sectores relacionados con los organismos de control, por aquello, sobre todo, por el escándalo surgido por la multimillonaria estafa a la Dian.

Por lo tanto, no entendemos que es lo que se pretende con gravar con el impuesto a la renta a las SAS con la reforma tributaria que se viene. Si con la reforma tributaria se propone gravar con el impuesto a la renta a las SAS, sería para modificar o derogar, pensamos, los beneficios tributarios de la ley de formalización y generación de empleo, y aquí si, como dice el dicho, el gobierno mató al tigre y se asustó con el cuero, y ahora pretende, como lo afirma el Dr. Sanín, es vender el canapé; “….se está disparando en la oscuridad con la esperanza de no enfrentar de día al enemigo”.

Continuamos sin conocer ese borrador de la reforma tributaria y se anuncia que el gobierno la presentará al congreso con mensaje de urgencia, cuando aún estamos a tiempo para que surta un trámite legislativo sin premuras y con serios debates de sus implicaciones económicas. Opinamos, no es necesario radicarla con mensaje de urgencia, además, su vigencia una vez hecha ley de la republica, surte a partir del primero de enero de 2013 en los aspectos sustantivos, salvo que se prevea en la ley vigencias especiales (Art. 338 de la Constitución Nacional).

A propósito, dada las intervenciones del Director de la Dian acerca de la reforma tributaria, esta iniciativa la están bautizando con el nombre o sigla de “ELISSA”, que significa “equidad, limpieza, sencillez, seducción, y adaptación internacional”. No de verdad, no suena mal.

Las opiniones son responsabilidad de los socios de Araque & Asociados –Consultores Tributarios-. Nos basamos en el entendimiento de las normas vigentes y en el conocimiento del derecho tributario, y puede no ser compartido por las autoridades tributarias. Consulte www.araqueasociados.com Preguntas: preguntas@araqueasociados.com Atención personalizada en la Carrera 7 No. 8-72 oficina 204 Neiva, teléfonos: 872 12 27 y 321 452 3315.

Menú