Un asalariado nos pregunta si las rentas de salarios son consideradas como rentas liquidas especiales para efectos de la declaración de renta.

 

Entendemos perfectamente la consulta de nuestro lector, muy seguramente ha estado obligado a presentar declaración de renta como asalariado y su declaración del año 2007 o 2008 viene siendo revisada por la Dian y afronta graves problemas de rechazos de sus gastos declarados.

 

Nos enfrentamos a uno de los más graves problemas de interpretación tributaria, por no decir que de injusticia tributaria, hacia los asalariados obligados a declarar impuesto de renta, dado que la Dian, a nivel nacional, tiene doctrina escrita que muchos no compartimos, dirigida a que cuando un asalariado le obliga a presentar declaración de renta,  únicamente se le acepta como deducción de su renta bruta los pagos que haya hecho en el respectivo año gravable por intereses en préstamos para  vivienda, o los pagos por salud y educación propios, de su cónyuge y hasta dos hijos. Debemos resaltar, que este tratamiento tributario solo está previsto en el estatuto tributario (artículo 387) para efectos de la retención en la fuente por salarios, pero no está previsto en el Libro Primero que consagra toda la normatividad para efectos de establecer la base gravable del impuesto a la renta cuando el contribuyente este obligado a declarar.

 

Las estadísticas nos dicen que el 80% de los asalariados en Colombia no están obligados a presentar declara ración de renta, eso indica que sus salarios están por debajo de los 3.300 UVT (2009 $ 78.418.000; 2010 $ 81.0321.000). El 20% restante presenta declaración de renta, pero para la Dian, no tiene derecho a deducir sino los conceptos anteriormente mencionados (uno de los dos, no ambos).

 

Es un tema que al interior de la academia se ha venido discutiendo mucho y que merece un tratamiento legal definido en el Estatuto Tributario Nacional, dado que, el ente fiscalizador, vía doctrina administrativa ha establecido procedimientos, que como dijimos antes, no compartimos con todo respeto.

 

En cuanto a la pregunta de nuestro consultante, le queremos decir, que de conformidad con el artículo 102 del E. T., los salarios son considerados como rentas exclusivas de trabajo y como tal, tributariamente se ubican dentro de la categoría de RENTAS BRUTAS ESPECIALES y no rentas liquidas especiales.

 

Una sana interpretación de esta norma legal nos lleva a concluir, que las Rentas Brutas Especiales son todos aquellos ingresos que para su obtención o realización no tienen costos, o no se les puede imputar costos, es decir, aquellos costos que normalmente tienen las rentas ordinarias; pero sí tienen derecho a deducir los gastos necesarios para su obtención; la misma disposición consagra como rentas brutas especiales las siguientes: salarios, comisiones, prestaciones sociales, viáticos, gastos de representación, honorarios, emolumentos eclesiásticos, compensaciones recibidas por el trabajo asociado cooperativo y en general, las compensaciones por servicios personales.

 

En cambio la DIAN, en concepto 61233 de septiembre 24 de 2003, al referirse a las RENTAS LIQUIDAS ESPECIALES expresó lo siguiente:

“Como renta liquida especial debe entenderse aquella parte de la declaración del impuesto sobre la renta y complementarios que no admite ser afectada con costos ni deducciones. Significa que los valores que se recuperan como deducción deben gravarse en su totalidad.”

Posteriormente en concepto No.052752 de 2005, la Dian hace un análisis de algunos aspectos puntuales para efectos tributarios de las Rentas Liquidas Especiales.

A todos los asalariados obligados a presentar declaración de renta por el año gravable 2009 recomendamos tener prudencia en el manejo de las deducciones, de lo contrario puede verse seriamente afectado a pagar un mayor impuesto incluida sanciones de corrección o de inexactitud.

Menú