Por petición de nuestros lectores, realizaremos un ejemplo práctico de la deducción por donaciones.

Un contribuyente desea saber el mejor beneficio tributario que obtiene con una donación de $ 40.000.000 en efectivo; proyectando que su renta liquida de éste año 2009, antes de restar la donación sea de $ 100 millones de pesos.

Si la donación la hace a una entidad sin ánimo de lucro que se dedica a la salud por ejemplo, solamente puede deducir $ 30.000.000 de los 40 millones que desea donar. Pero si la donación la hace al ICBF o a un fondo mixto de promoción de la cultura, puede deducir todos los 40 millones.

En el otro caso, si la donación la hace a un organismo de promoción de la cultura, el deporte y recreación, la deducción como beneficio tributario se obtiene hasta por $ 50 millones de pesos ($ 40.000.000 x 125% = $ 50.000.000).

Un lector –Contador Público- nos pregunta: ¿Es posible corregir la declaración de renta del año 2007, para disminuir, del valor patrimonial de sus activos fijos,  el valor de los ajustes integrales por inflación que practicó desde el año 1992 y hasta el 31 de diciembre de 2006?.

Respuesta: No es posible. En Sentencia de enero 29 de 2009 con ponencia de la Honorable Magistrada  Martha Teresa Briceño de Valencia; Expediente  16013, estudió el caso de un contribuyente que corrigió la declaración de renta del año gravable 2001 para disminuir el patrimonio y excluir los reajustes que había efectuado por efecto del  artículo 65 de la Ley 75 de 1986 y del sistema de ajustes por inflación.

Según el contribuyente, la corrección es procedente porque los ajustes eran renunciables y había declarado unos activos sobrevaluados. Así mismo, señaló que actuó con base en conceptos de la DIAN que permitían esa actuación, y que los conceptos de la DIAN que sirvieron de fundamento para negar la posibilidad de corrección, fueron posteriores a esta.

Para la Sección Cuarta del Consejo de Estado, los reajustes y ajustes integrales por inflación entraron a formar parte del costo fiscal de los bienes y de su valor patrimonial, de ahí que no sea posible que el contribuyente utilice la facultad de corrección voluntaria para modificar valores patrimoniales respecto de los cuales se presume su veracidad y ha operado su firmeza.

La Corporación añade que la discusión no recae en si el reajuste fiscal concebido en la Ley 75 de 1986 era un derecho renunciable y por ende los ajustes por inflación aplicados sobre ellos, sino en que fue una opción que al ser utilizada en los períodos pertinentes (1986 á 1991) se agotó, y al no ser objeto de modificación en la oportunidad legal es costo fiscal de los activos fijos y, por ende, base para aplicar en las vigencias fiscales posteriores los ajustes integrales por inflación, con su configuración como valor patrimonial.

Las preguntas son absueltas por los socios de Araque & Asociados – Consultores Tributarios. Las respuestas se basan en el entendimiento de las normas vigentes y pueden no ser compartidas por las autoridades tributarias. Consulte nuestra página web www.araqueasociados.com. Puede realizar preguntas al Email: preguntas@araqueasociados.com o en la Carrera 7 No. 8 – 72 Of. 502, Teléfono: 8721227.

Menú