“La ley de financiamiento desde cuando nos afecta o nos beneficia para las declaraciones de renta tanto de sociedades como personas naturales”.

Partiendo de las columnas tributarias que sobre la ley de financiamiento hemos venido publicando en este prestigioso diario local, más como un ABC del contenido de las normas que llama más la atención de los lectores en general que de un análisis de fondo de las mismas, continuamos con el mismo esquema, pero para los expertos en materia tributaria recomendamos adquirir el libro que sobre la Ley de financiamiento (Ley 1943 de 2018) la editorial Nueva Legislación ha publicado de nuestra autoría con otros destacados expertos contadores públicos y abogados tributaristas como Juan Diego Araque Duran, Leonardo Varon Garcia, William Dussan Sandoval, Yhony Alberto Lee Yara y Julian Alberto Zambrano Sanchez, donde abordamos el contenido de la reforma mediante un análisis comentado y explicado de cada uno de los artículos, libro que se puede adquirir en nuestra oficinas o en la página web www.araqueasociados.com

A continuacion otros cambios que afectan la base gravable y el impuesto de renta tanto de personas naturales como de personas jurídicas a partir del año gravable 2019.

 

  1. RENTA O GANANCIA OCASIONAL POR ENAJENACION DE ACTIVOS. El tema del precio de enajenación de los activos, en especial de los bienes raíces (casas, aptos, lotes, locales comerciales) con el fin de obtener la renta o ganancia ocasional para tasar el impuesto a pagar (Art. 90 E.T.), se aborda desde dos elementos esenciales a fin de obtener, inclusive de planear, la ganancia o pérdida para efectos tributarios.

 

Los elementos esenciales desde mi óptica para determinar la renta o ganancia ocasional en el caso de enajenación de bienes raíces son dos: a) el precio de enajenación y b) el costo imputable al valor de la enajenación.

 

  • Hoy con la ley de financiamiento (Art. 53), las cosas se pusieron “color de hormiga” porque la Dian sabe que sobre este particular, desde hace muchos años, existe evasión y elusión tributaria, en el entendido, que el precio de enajenación de bienes inmuebles para la escritura pública, las partes, bajo el calor de una botella de wisky de contrabando, lo pactan, se acomoda, o se baja, con el fin de evitar el pago del impuesto de ganancia ocasional o el de renta según el caso.

 

  • Precisa la norma, como siempre lo ha contemplado, que para bienes raíces, no se aceptará un precio inferior al costo, al avalúo o autoavaluo catastral, pero ahora se contempla que es sin perjuicio de la posibilidad de un valor comercial superior. Por ejemplo, en el caso de que existan listas de precios, bases de datos, ofertas o cualquier otro mecanismo que permita determinar el valor comercial de los bienes raíces enajenados o transferidos, los contribuyentes deberán remitirse a los mismos.

 

  • En la escritura pública de venta o enajenación, las partes deberán declarar bajo la gravedad de juramento, que el precio incluido en la escritura es real y no ha sido objeto de pactos privados en los que se señale un valor diferente; en caso de que tales pactos existan, deberá informarse el precio convenido en ellos. En la misma escritura se debe declarar que no existen sumas que se hayan convenido o facturado por fuera de la misma o, de lo contrario, deberá manifestarse su valor. Sin las referidas declaraciones, tanto el impuesto sobre la renta o de ganancia ocasional, el impuesto de registro, los derechos de registro y los derechos notariales, serán liquidados sobre una base equivalente a cuatro veces el valor incluido en la escritura, sin perjuicio de la obligación del notario de reportar la irregularidad a la Dian para lo de su competencia.

 

  • A partir del 1° de enero de 2019, no serán constitutivos de costo de los bienes raíces aquellas sumas que no se hayan desembolsado a través de entidades financieras. Esto no indica, que hayan sido derogados factores de costo nominales como son los avalúos catastrales ni los valores de ajuste inflactados de que trata el art. 73 del E.T.

 

  • Se tiene por valor comercial el señalado por las partes, el cual deberá corresponder al precio comercial promedio para bienes de la misma especie, en la fecha de su enajenación. Esta previsión también resulta aplicable a los servicios.

 

  • Cuando el valor asignado por las partes difiera notoriamente del valor comercial de los bienes o servicios en la fecha de su enajenación o prestación, el funcionario de la Dian que esté adelantando el proceso de fiscalización respectivo, podrá rechazarlo para los efectos impositivos y señalar un precio de enajenación acorde con la naturaleza, condiciones y estado de los activos, atendiendo a los datos estadísticos producidos por la Dian, por el Dane, por el Banco de la República u otras entidades afines.

 

  • Se entiende que el valor asignado por las partes difiere notoriamente del promedio vigente, cuando se aparte en más de un 15% (antes 25%) de los precios establecidos en el comercio para los bienes o servicios de la misma especie y calidad, en la fecha de enajenación o prestación.

 

  • Es más, cuando el activo enajenado sean acciones o cuotas de interés social de sociedades o entidades nacionales que no coticen en la Bolsa de Valores, salvo prueba en contrario, se presume que el precio de enajenación no puede ser inferior al valor intrínseco incrementado en un 30% (antes un 15%). Lo anterior sin perjuicio de la DIAN podrá acudir a los métodos de valoración técnicamente aceptados.

 

  • El costo imputable al valor de la enajenación de los bienes inmuebles depende si la persona esta o no esta obligada a llevar libros de contabilidad, conforme a las reglas desde el articulo 67 y siguientes del estatuto tributario, reglas para costos fiscales de los activos que merecen ser abordadas con profundidad en otra columna.

 

  • En fin, el objetivo de esta columna es dar a conocer, que a partir del año gravable 2019, el precio de enajenación de los activos y en especial de los bienes inmuebles,  toma nuevo rumbo en términos de control a la evasión y elusión tributaria.

 

  1. PAGO DE RETENCION FUENTE COMO REQUISITO PARA LA ESCRITURA PUBLICA CUANDO LAS PERSONAS JURIDICAS COMPREN BIENES INMUEBLES (Parágrafo adicionado al art. 401 del E.T. por el articulo 57 de la Ley de financiamiento.

Sencillamente ahora, aunque es cuestionable el procedimiento, el notario debe exigir para el otorgamiento de la respectiva escritura pública, que la persona jurídica que compra el bien inmueble, pague mediante recibo oficial de pago de la Dian la retención en la fuente a titulo del impuesto a la renta que corresponda, luego, como el comprador (persona jurídica) retiene en la fuente a la otra persona jurídica que vende el inmueble (si el que vende es persona natural el notario exige para la escritura que la persona natural haya cancelado la retención en la fuente), cuando el agente retenedor presente la declaracion de retenciones en la fuente, imputara dicho pago a las retenciones en la fuente practicadas.

Cuestionable por cierto el procedimiento, porque se crea un anticipo sobre otro anticipo.

CONTINUARA….

Las opiniones son responsabilidad de los socios de Araque Asociados Consultores Tributarios SAS. Nos basamos en el entendimiento de las normas vigentes y en el conocimiento del derecho tributario, y puede no ser compartido por las autoridades tributarias. Consúltenos en www.araqueasociados.comPreguntas y sugerencias en el correo: contacto@araqueasociados.com. Atención personalizada: Carrera 5 No. 14-32 oficinas 5, 7 y 8 Pasaje de la Quinta, teléfonos: 8626161 y 321 452 3315 de Neiva, Huila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú
Por favor, compruebe el Pop-up.