Desde el año 1999, con la expedición de la Ley 550 (Por la cual se establece un régimen que promueva y facilite la reactivación empresarial), en su artículo 63, el Gobierno Nacional ha mostrado interés en que  toda empresa que opere de manera permanente en el territorio nacional, revelen la Información Financiera ajustada con los parámetros internacionales. Para este fin, en el año 2009 se expide la ley 1314 con la cual se dio el gran paso de iniciar el proceso de convergencia de Normas Locales de contabilidad a Normas Internacionales.

Para nadie es un secreto que la contabilidad local en Colombia desde antes de 1986  y hasta hoy, se adecua a los requerimientos metodológicos requeridos por las normas tributarias evidenciándose una notoria y molesta intromisión, donde la regulación contable comercial ha estado altamente contaminada por normas fiscales, motivo por el cual también fue necesaria la expedición de esta ley 1314 en un reto de independizar las normas contables de las normas tributarias; pero ante grandes vacíos prácticos y metodológicos y de temerarias expectativas de como pudieran incidir  los estándares internacionales en las bases fiscales, la Dian, con la Ley 1607 de 2012 (Reforma tributaria del 2012), logro que se incluyera en su contenido el artículo 165, que dice así:

“Normas contables. Únicamente para efectos tributarios, las remisiones contenidas en las normas tributarias a las normas contables, continuarán vigentes durante los cuatro (4) años siguientes a la entrada en vigencia de las Normas Internacionales de Información Financiera – NIIF–, con el fin de que durante ese periodo se puedan medir los impactos tributarios y proponer la adopción de las disposiciones legislativas que correspondan. En consecuencia durante el tiempo citado, las bases fiscales de las partidas que se incluyan en las declaraciones tributarias continuarán inalteradas. Asimismo, las exigencias de tratamientos contables para el reconocimiento de situaciones fiscales especiales perderán vigencia a partir de la fecha de aplicación del nuevo marco regulatorio contable.”

Lo que indica este artículo 165 de la Ley 1607 de 2012, es que durante 4 años “las bases fiscales de las partidas que se incluyan en las declaraciones tributarias continuarán inalteradas.”, lo que quiere decir,  que los nuevos modelos contables no tendrán efectos en la determinación de ningún tributo.

Como el proceso de convergencia a NIIF dentro del contexto de sus nuevos modelos contables no se ha dado la suficiente claridad acerca de cuándo inician los 4 años, surge entonces el Decreto 2548 de 2014, donde además, se reglamenta la manera como los contribuyentes deben atender el soporte de sus declaraciones tributarias conscientes de que los nuevos marcos técnicos normativos regulan un proceso contable con reconocimientos y mediciones que van a diferir del reconocimiento y medición que exigen las normas tributarias. Este decreto dispone por lo tanto, que para controlar las diferencias entre lo contable y fiscal, adopta dos posibilidades a elección del contribuyente: a) Un sistema de registro obligatorio de diferencias, o b) un libro tributario.

Pues bien, para tal fin, ahora la Dian ha emitido el Concepto No. 16442 de junio 5 de 2015, con el cual se precisan los lineamientos y objetivos del Decreto 2548 de 2014 con el ánimo de  orientar las disposiciones de este decreto. Se reitera por ejemplo, que para determinar las bases fiscales, se deberá seguir el procediendo de la forma tradicional, es decir, con TODAS las remisiones, expresas o tácitas de las normas tributarias a las contables (aun las normas contables no han podido dar su grito de independencia), además de seguir lo que indica el Decreto 2649/93 y los planes únicos de cuentas que maneje cada entidad. Asimismo reitera, que las posibles diferencias que surjan en el proceso de convergencia a normas internacionales no producirán efecto alguno en la parte fiscal, sin embargo, para beneficio mutuo entre la DIAN y el contribuyente, se recuerda las dos (2) figuras creadas en el citado Decreto 2548/2014 denominadas “Sistema de Registros Obligatorios” y el “Libro Tributario” o Libro Fiscal; es preciso aclarar que la DIAN requiere esta información y los contribuyentes están en la obligación de suministrarla.

El sistema de control de las diferencias que emanen del proceso de convergencia, se ejercerá por medio de tres procedimientos propuestos por la DIAN y el contribuyente escogerá el que más se ajuste a su situación. Claramente esto es para los que están obligados a llevar contabilidad.

El primer procedimiento “La Contabilidad Llevada Conforme a los Nuevos Marcos Técnicos Normativos”, que consiste en llevar las diferencias a cuentas de “Orden Fiscal” y es similar a la que se usa para determinar las Bases Fiscales (estos registros harán las veces de los Registros Obligatorios del Art. 3 del D 2548/2014).

El segundo procedimiento, llamado de Registro Obligatorio, consiste en reconocer de manera obligatoria cada registro que difiera de las Bases Fiscales y es recomendable para los contribuyentes que están obligados a llevar contabilidad y que presentan un mayor número de diferencias que el anterior procedimiento.

El tercer procedimiento es llevar el Libro Tributario, consiste en llevar de “forma paralela” bajo normas locales, un Libro auxiliar que permita identificar claramente la determinación de las Bases Fiscales. Esta opción es dirigida a los contribuyentes que estén aplicando los nuevos marcos técnicos normativos y cuya cantidad de diferencias sean demasiado extensas.

Las opiniones son responsabilidad de los socios de Araque Asociados Consultores Tributarios SAS. Nos basamos en el entendimiento de las normas vigentes y en el conocimiento del derecho tributario, y puede no ser compartido por las autoridades tributarias. Consulte www.araqueasociados.com Preguntas: preguntas@araqueasociados.com Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla Atención personalizada en la Calle 26  No. 8-25 Barrio Santa Lucia Neiva, teléfonos: 8629225  y 321 452 3315.

Menú