Como se conoce y se viene aplicando desde hace mucho tiempo, las declaraciones tributarias de los contribuyentes obligados a llevar contabilidad, deben estar firmadas por el revisor fiscal cuando de conformidad con el Código de Comercio y demás normas vigentes sobre la materia, estén obligados a tener revisor fiscal. Los demás contribuyentes y entidades obligadas a llevar libros de contabilidad, deberán presentar la declaración de renta y complementarios o de ingresos y patrimonio, según sea el caso, firmada por contador público, vinculado o no laboralmente a la empresa o entidad, cuando el patrimonio bruto en el último día del año o período gravable, o los ingresos brutos del respectivo año, sean superiores a 100.000 UVT ($2.604.900.000 año 2011). (Artículo 596 del E. T.)

Por otro lado, en atención a lo dispuesto por el artículo 580 del E. T. (literal d), no se entenderá cumplido el deber de declarar, cuando se omita la firma del contador público o revisor fiscal existiendo la obligación legal; de tal suerte que, en aplicación de ésta disposición, la Dian, mediante acto administrativo que así lo declare, puede dar como no presentada la respectiva declaración tributaria con la consecuente sanción, evento en el cual, el error es subsanable mediante el procedimiento de corrección de la declaración liquidando una sanción reducida del 2% sobre la base de la sanción de extemporaneidad, siempre y cuando el procedimiento se cumpla antes de que la administración profiera el Pliego de Cargos por no declarar (Concepto Dian Nº 095102 del 20 de diciembre de 2005).

En estos casos, hasta hace unos pocos años, para que la firma del revisor fiscal tuviera efectos legales en las declaraciones tributarias, debía estar inscrito en la respectiva cámara de comercio, pero después, por tesis jurisprudenciales fundamentadas en las mismas normas del Código del Comercio, el revisor fiscal una vez designado por el órgano competente, puede firmar la declaraciones así no se haya cumplido aún la inscripción en el respectivo registro mercantil. Entre otras, sentencia de septiembre 22 de2004, M. P. Dra. María Inés Ortiz Barbosa expediente 13632.

Por lo anterior, aquí nos preguntamos: El anterior revisor fiscal, el que aparece aún inscrito en la cámara de comercio, hasta cuándo puede firmar las declaraciones tributarias si tenemos en cuenta que el nuevo designado aun no ha aceptado el nombramiento y muchos menos se ha surtido la inscripción en el registro mercantil?.

La Dian en Concepto Nº 068199 del 23 de septiembre de 2005, manifestó lo siguiente:

“Si bien de lo expuesto queda claro que la inscripción de revisor fiscal no afecta la existencia y validez de la designación, a tal punto que no puede exigirse dicha inscripción para efectos de considerar cumplida la obligación de declarar, dicha inscripción sí implica que la persona inscrita en la Cámara de Comercio del domicilio social como revisor fiscal de una sociedad conservará tal carácter para todos los efectos legales, mientras no se cancele dicha inscripción mediante el registro de un nuevo nombramiento o elección, como lo señala el artículo 164 del Código de Comercio. En estas condiciones, si el órgano social competente nombró y registró el nombramiento de un nuevo revisor fiscal, termina la responsabilidad legal del que cesa en el ejercicio de sus funciones y cancelada su inscripción no puede continuar ejerciendo el cargo”.

Todo lo anterior porque? Porque la Dian en éstos casos, exige corregir las declaraciones para subsanar la inconsistencia de haber sido firmada por el revisor fiscal que al momento de presentar la declaración aún se encontraba inscrito en la cámara de comercio, argumentando que, el que debe firmar es el nuevo designado así no se haya cumplido la inscripción en el registro mercantil, de lo contrario, le surte el proceso tributario de considerar la declaración como no presentada, amenazándolo conque, ni siquiera, puede corregir con la sanción reducida del 2% sino con sanción plena del artículo 641 del E. T.

Para nosotros con todo respeto, no compartimos el criterio de las autoridades tributarias, porque el nuevo revisor fiscal designado, si bien podía firmar la declaración de renta, el anterior, es decir, el que continuaba inscrito en el registro mercantil al momento de suscribir la declaración de renta año 2010, también podía firmar, o mejor, en un caso particular presentado, es el que debía firmar, porque el nuevo designado aun si ni siquiera había aceptado el cargo.

Por lo tanto, no olvidemos lo establecido en el artículo 164 del Código de Comercio que dice: CANCELACIÓN DE LA INSCRIPCIÓN-CASOS QUE NO REQUIEREN NUEVA INSCRIPCIÓN.  Las personas inscritas en la cámara de comercio del domicilio social como representantes de una sociedad, así como sus revisores fiscales, conservarán tal carácter para todos los efectos legales, mientras no se cancele dicha inscripción mediante el registro de un nuevo nombramiento o elección. La simple confirmación o reelección de las personas ya inscritas no requerirá nueva inscripción”.

Las preguntas son absueltas por los socios de Araque & Asociados –Consultores Tributarios-. Las respuestas se basan en el entendimiento de las normas vigentes y pueden no ser compartidas por las autoridades tributarias. Consulte www.araqueasociados.com Preguntas: preguntas@araqueasociados.com Atención personalizada en la Carrera 7 No. 8-72 oficina 204 Neiva, teléfonos: 872 12 27 y 321 452 3315.

Menú