A partir de ésta edición, estaremos divulgando y comentando aspectos importantes y novedosos que contempla el proyecto de reforma tributaria de este año 2012, que fue radicado en el Congreso de la Republica la semana pasada. Aunque el presidente de la republica prometió no subir  las tarifas de los impuestos, como en efecto así lo contempla el proyecto, el apretón viene por otras vías, especialmente para las personas naturales.

Esta reforma presenta un enfoque diferente a las reformas del anterior gobierno. Por ejemplo, quiere estimular  la generación de empleo por la vía de reducir los costos laborales de las empresas constituidas como personas jurídicas, pero a la vez, propone una mayor carga tributaria para las personas naturales  asalariados y trabajadores independientes,  bajo el argumento que es aquí donde se encuentra gran parte de la inequidad tributaria del país. El proyecto para tal efecto, clasifica a las personas naturales  en las siguientes categorías tributarias para la determinación del impuesto a la renta: 1) EMPLEADO 2) TRABAJADOR POR CUENTA PROPIA y 3) RENTISTA DE CAPITAL.

El proyecto define como EMPLEADO, toda persona natural nacional o extranjera residente en el país, cuyos ingresos en más de un ochenta por ciento (80%) provengan de la prestación de servicios de manera personal o de la realización de una actividad económica por cuenta y riesgo del empleador o contratante, mediante una vinculación laboral o legal y reglamentaria o de cualquier otra naturaleza, independientemente de su denominación.

Como TRABAJADOR POR CUENTA PROPIA, toda persona natural nacional o extranjera residente en el país, cuyos ingresos provengan de la realización de una actividad económica o de la prestación de servicios de manera personal y por su cuenta y riesgo, siempre y cuando sus ingresos totales, en el respectivo año gravable, sea por un valor menor o igual a cincuenta y siete mil seiscientas (57.600) UVT.

Y por RENTISTA DE CAPITAL, toda persona natural nacional o extranjera residente en el país, cuyos ingresos provengan de rentas pasivas, tales como: arrendamientos, rendimientos financieros, dividendos y participaciones, regalías y otros.

La anterior clasificación, como lo estaremos comentando en las próximas ediciones, cambia totalmente el panorama de determinación de la base gravable de las personas naturales, porque su clasificación en la actual estructura tributaria para el impuesto a la renta está prevista así: 1) Contribuyentes de ingresos menores, 2) Asalariados, 3) Trabadores independientes 4) Rentistas de Capital y 5) Rentas Mixtas.

Otra de las novedades de la propuesta es disminuir los gravámenes sobre la nómina de las sociedades, como los aportes al  Sena, al  ICBF y cotizaciones al Sistema de Seguridad Social en Salud, correspondientes a los trabajadores que ganen menos de diez salarios mínimos mensuales. Los analistas económicos consideran que es un alivio significativo, toda vez que representa para las compañías una reducción del 13,5%  del costo sobre la nómina. Para cubrir esta recaudo, se crea un nuevo impuesto llamado “Impuesto a la Renta para la Equidad Cree”. El propósito es dividir en dos la tarifa de renta que actualmente pagan las personas jurídicas: 25% como impuesto de renta, y 8%  como el Impuesto para la Equidad que tendrá destinación específica para reemplazar los parafiscales. Es decir, en el neto, las sociedades seguirán tributando a la misma tarifa del 33%, pero el beneficio vendrá por la eliminación de los parafiscales.

Las opiniones son responsabilidad de los socios de Araque & Asociados –Consultores Tributarios-. Nos basamos en el entendimiento de las normas vigentes y en el conocimiento del derecho tributario, y puede no ser compartido por las autoridades tributarias. Consulte www.araqueasociados.com Preguntas: preguntas@araqueasociados.com Atención personalizada en la Carrera 7 No. 8-72 oficina 204 Neiva, teléfonos: 872 12 27 y 321 452 3315

Menú