Continuamos –conforme a la solicitud nuestros clientes- las recomendaciones para un adecuado cierre contable y fiscal a diciembre 31 de 2008. Con la venia de los contadores, a sabiendas que ninguno de nosotros como autores de esta columna tenemos el título profesional de contador, mi experiencia como exfuncionario de impuestos nacionales por más de 20 años, y 15 años como asesor consultor tributario, donde he revisado cantidad de contabilidades, me da el derecho de opinar en materia de contable en la medida que tengamos que hacerlo para armonizar con el derecho tributario. José Hilario Araque Cardenas.

 

  1. Inventarios y Propiedades planta y equipo.

 

Por la importancia de estos dos activos y por lo complejidad de sus tratamientos fiscales vs tratamientos contables, en la próxima entrega solamente trataremos lo concerniente a éstas partidas del activo del contribuyente.

 

  1. Derechos fiduciarios

 

Solicitar  un  certificado  al  31  de  diciembre  del  valor  contable  y  fiscal  de  los  derechos  fiduciarios  y  el rendimiento o utilidades generadas, retenciones en la fuente practicadas. El saldo contable de estos derechos debe quedar ajustado al 31 de diciembre al valor certificado por la Fiduciaria.

 

  1. Cartera.

 

Para la cartera comercial (clientes) en desarrollo del objeto social y que hayan generado renta obviamente, se debe evaluar previamente la cartera, para determinar por ejemplo, si existen cuentas que no son posibles su recuperación; en este caso, se podría castigar contra el estado de resultados como deudas manifiestamente pérdidas o sin valor. Recomendamos que aparte del acta donde conste la decisión, dejar como soporte también el concepto  del  abogado  que  estuvo adelantando  el  cobro judicial de que no fue posible su recuperación. Cuando se castigue cartera, el mismo debe quedar registrado contablemente al 31 de diciembre para que sea aceptado como deducción.

 

Por lo demás, es conveniente clasificar la cartera comercial conforme a las edades para propósitos de aplicar uno de los dos métodos establecidos por el Decreto 187/75, como es la provisión individual o la general, en los siguientes porcentajes:

 

 

 

Vencimiento             Provisión general              Provisión individual

Corriente                          0%                                      0%

Entre 91 y 180 días           5%                                     0%

Entre 181 y 360 días       10%                                     0%

Más de 360 días              15%                                     33%

 

La provisión fiscal que se determine, al menos debe quedar registrada contablemente para que sea deducible fiscalmente.

 

Advertimos, que de conformidad con la Resolución 3841 del 30 de abril de 2008, que estableció la información exógena por el año 2008 con destino a la DIAN, la provisión de cartera que se determine fiscalmente al 31 de diciembre, se deberá suministrar por deudor, lo que implica  elaborar un movimiento de la provisión por cada deudor. Hasta diciembre de 2007, se informaba en un solo registro con el NIT del informante.

 

También es importante recordar para el suministro de la información exógena a la DIAN relacionada con ingresos y deudores, revisar la base de datos de los clientes, en cuanto al NIT, nombre o razón social y dirección. En caso de clientes del exterior sean o no vinculados económicos a la compañía, como éstos requieren ser informados en su totalidad sin importar la cuantía en los ingresos y créditos activos, es conveniente confirmar si en el país de residencia cuentan con un número, código o clave de identificación fiscal, el cual se suministrará en la información exógena por el año 2008. En  caso  de  no  contar  con  éste código,  se  utilizará  la  opción  de  asignar  un  NIT  empezando  por  el  número 444444001, variando en una unidad hasta el 444445000.

 

  1. Cargos diferidos:

 

Para su amortización debe observarse lo siguiente:

 

Recordemos, que los  cargos  diferidos  deben  corresponder  a  inversiones  que  pueden  ser  asociadas  a  ingresos  futuros  de acuerdo con el Decreto 2649/93.

 

De conformidad con el artículo 143 del E. T, pueden amortizarse en un término no inferior a cinco años, salvo que se demuestre que por la naturaleza o duración del negocio, la amortización deba hacerse en un plazo inferior, es el caso, por ejemplo, del software (tres años) y para mejoras a inmuebles arrendados (término del contrato).

 

Nos adelantamos para recordarles, que  las  adiciones  de  cargos  diferidos  en el año 2008, se suministrarán en la información exógena con destino  a  la  DIAN (Resolución  3841  de  abril  30  de  2008),  por tercero, al igual que el valor de las amortizaciones realizadas en el año. Es conveniente preparar un movimiento en el año tanto del activo como de las amortizaciones por el año 2008, verificando el período de amortización.

Menú